miércoles, 11 de enero de 2017

Dulcemente amargo.

La vida nunca fue tan amarga,
desbordando tristeza en una taza
y nadie quiere probarla.

La vida nunca fue más alegre,
desbordando dulzura en una cuchara
y a nadie le alcanza.

Dulcemente amargo,
el sabor del engaño.
Alegremente triste,
los recuerdos olvidados.

Infinitamente siempre,
mil veces,
te prefiero a ti.



No hay comentarios:

Publicar un comentario